Archivo de Autor: Clara Grima

Clara Grima
Soy profesora del área de Matemática Aplicada de la Universidad de Sevilla desde un maravilloso día soleado de Noviembre de 1995. Desde entonces he descubierto que la satisfacción de investigar es sólo comparable a la de contar y enseñar lo que has descubierto. Durante más de 10 años esto último se redujo al ámbito de mis clases en la Universidad y a las comunicaciones en congresos. Con la llegada de mis enanos se me planteó el reto de contarlo fuera del aula, en la alfombra del salón. Y oye, me gustó. Ahora dedico parte de mi tiempo libre a la divulgación, para niños de 9 a 99 años, consciente de que a todo el mundo le gustan las matemáticas, solo que algunos aún no lo saben. Mis coordenadas en: claragrima.com.

—¿Falta mucho, Mati? Estoy cansado…. Ven casi no puede andar después de pasar el día en el parque de atracciones. —Yo no puedo más… —añadió Sal que casi ya no podía con sus gafitas, mientras agarraba a su loro al que habían decidido llamarle Fermat porque hablar, no había demostrado que pudiese hablar. —Sólo hay que cruzar el puente y […]

—…200 gramos de azúcar, media docena de huevos…. —¿Docena? No, será decena. —Aquí pone docena, Sal. —Lee bien, Ven, que si no, no nos saldrán bien las magdalenas. Mamá les había pedido a Sal y Ven que copiasen de una página web los ingredientes de la merienda que van a cocinar, y lo hacían con interés. Las magdalenas son su […]

«—Personas refinadas y sofisticadas como nosotros no deben ensuciar sus labios con obscenidades.» —dijo Patricio a su amigo Bob, y se quedó tan pancho. Sal y Ven se deshacían en carcajadas, cosa que nada tenía que ver con lo que había dicho la estrella de mar, sino más bien con el hecho de que éste era el personaje favorito de […]

—Pues vaya. —¿Qué te pasa, Ven? —le preguntó su padre. —Que con sólo 4 colores… no puedo colorear los árboles, no hay marrón —contestó el pequeño enfadado. Él y Sal acababan de recibir sus notas en el colegio y como premio a su esfuerzo, sus padres les invitaron a su restaurante italiano favorito. Como siempre, les habían dado unos mantelitos […]

—Pero, Ven, si sólo tienes que restar…. —Ah, claro, qué fácil, ¿no? ¿Y cómo resto 20-70? ¿Eh? A ver… —respondió enfadado Ven y siguió remedando a Sal —Si sólo tienes que restar, si sólo tienes que restar, nananananah…. Sal se quedó un rato pensando, muy serio, mirando, sin ver, los ojos de Gauss. Éste, ante la posibilidad de que fuese […]

—¡Pásamela, Elio!. —No puedo. Ven me la quiere quitar. —Nunca podrás esquivar a Lionel Ven…¡soy un megaclack!. Mientras Sal, Ven y Elio (su primito) disputan en la arena de la playa su particular partido del siglo de esta semana, Gauss los observa con el ceño fruncido, como si de un entrenador jugándose la copa más grande y brillante de […]

―Ya, ya, lo tengo. ―¿Sí? ¡Dime, dime!. . ―Y tus besos nos gustan más que comer tortellinis -respondió Ven. ―No se dice tortellinis, ya te lo he explicado, tortellini es plural. ―Ah, es verdad, mejor, sin ‘s’ queda mejor. ―Pero tortellini ya lo usamos el año pasado- se quejó un poco abatido Sal, mientras subía sus gafotas arrugando la nariz. ―Jo, […]

-El uno es un soldado, haciendo la excursión…. -No, la instrucción, que no te enteras…. -Las instrucciones no las hacen los soldados, ¿sabes? Las instrucciones son los papeles que vienen en las cajas… -respondió enfadado Ven (se llama Venancio, pero le gustan que le llamen Ven, como el de los alienígenas ése). -Pero es que el uno no es un […]

Igual ya me conoces me llamo Matemáticas, pero todos me llaman Mati, se ve que les da menos miedo y les gusta más. Aunque no me veas, estoy en todas partes y te puedo explicar el porqué de muchas cosas que están a tu alrededor. ¿Me acompañas? Tengo dos amigos muy curiosos, Sal y Ven, son hermanos y dueños […]

—A, 5. —¡Agua!. —No puede ser, Ven, ¿¿has puesto algún barco??. —¡Pues, claro! ¿Qué crees, Sal? ¿Que no sé jugar a los barquitos? –contestó el pequeño. —Es que es imposible que no haya encontrado aún ninguno… –protestó el gafotas. . . . —Buenas tardes, caballeros… —Mati acababa de llegar. —¡Hola, Mati! —saludaron los niños al unísono. —¿Jugáis a las batalles navales? Me encanta […]