Archivo de Autor: Clara Grima

Clara Grima
Soy profesora del área de Matemática Aplicada de la Universidad de Sevilla desde un maravilloso día soleado de Noviembre de 1995. Desde entonces he descubierto que la satisfacción de investigar es sólo comparable a la de contar y enseñar lo que has descubierto. Durante más de 10 años esto último se redujo al ámbito de mis clases en la Universidad y a las comunicaciones en congresos. Con la llegada de mis enanos se me planteó el reto de contarlo fuera del aula, en la alfombra del salón. Y oye, me gustó. Ahora dedico parte de mi tiempo libre a la divulgación, para niños de 9 a 99 años, consciente de que a todo el mundo le gustan las matemáticas, solo que algunos aún no lo saben. Mis coordenadas en: claragrima.com.

Anteriormente en Mati, una profesora muy particular…. . . –¡Toma, toma, toma! ¡CÓMO MOLA! –a Ven se le salían los ojos de las órbitas. –¡Me encanta, Mati! –Sal estaba también entusiasmado. –Pues aún hay más…–respondió ella con tono de misterio –pero ésas la dejaremos pendientes… Ahora vamos a dar un paseo por la playa. En el capítulo de hoy…. —Mira, Sal, el […]

—¡Punto mío!. —¿Qué dices, Ven? ¡Ha dado en la línea! ¡Eso es dentro!. —¿¿Dentro?? De eso nada, Sal, ha dado fuera de la línea. —Ha dado sobre la línea —dijo Sal muy seguro, tranquilo y convencido. Gauss miraba fijamente la línea tratando de posicionarse en aquella discusión. Pero no lo tenía tampoco muy claro. Al fin y al cabo, adoraba […]

—Me parece que…va a ser la señorita Amapola…. —Ven, no digas tus sospechas en voz alta…. —¿Voy bien, Sal?. —No se puede hablar, Ven, concéntrate en el juego. —Es que ya sé quién y con qué, creo, vamos, porque el candelabro…. —Te recuerdo que tienes que resolver las 3 incógnitas. —Ya, ya lo sé, ¡me encantan las incógnitas!. —¡Y a […]

—No, Sal, si la oruga está loca, también el lagarto está loco. —Pero Mati me dijo que no, que el lagarto estaba cuerdo, porque la oruga estaba loca y mentía. —Entonces no tiene solución, Sal, porque si la oruga miente, es que está cuerda, porque ella dice que está loca. Pero si miente, está loca, porque el loco siempre miente. […]

—¿Que haces, Ven?. —Nada… miraba el masu que hicimos el sábado con Mati. —¿Quieres que juguemos con él a medir arroz?. —No, no es eso, Sal… —respondió Ven un poco apenado —Es que… no se lo digas a nadie, pero yo no sé qué es el área. Yo sólo conozco el área de penalty y el área de portería. No […]

—Yo no quiero jugar a eso, Sal. No me gustan los banqueros. —¿A cuántos banqueros conoces, Ven?. —A ninguno, pero he oído que son muy malos y que hacen la crisis. —Yo no voy a hacer ninguna crisis, sólo vamos a jugar con el dinero del Monopoly. —Entonces, ¿para qué quieres este antifaz de bandido?. — Eh… no sé…cosas mías… […]

Anteriormente en Mati, una profesora muy particular… . . . En el capítulo de hoy…. . —¿Has terminado tus deberes, Sal?. —Casi. Me falta muy, muy poco. —¡Bien! Ahora podemos ir a jugar al parque. —No, voy a esperar a Mati que está a punto de llegar. Quiero que me enseñe a hacer raíces cuadradas. —Jo, pero eso debe ser muy complicado, gafotas…. —¿Qué […]

—¿Jugamos al fútbol, Sal?. —Está lloviendo, Ven. —¿En nuestro cuarto?. —Sabes que no nos dejan…. —Pues qué rollo de lluvia… –el pequeño frunció el ceño e hinchó sus carrillos. —¿Qué les pasa a mis chicos? —Mati acababa de entrar en el salón. —Que no podemos jugar a nada porque está lloviendo -protestó el gafotas. Ven seguía enfadadísimo con los mofletes […]

—Si se llega a romper el hilo… ¡qué miedo, Sal!. —Bueno, Ven, es una leyenda mitológica, no es verdad. —Ya, pero si se llega a romper el hilo…. —Bueno, no pasa nada. Si Teseo consigue derrotar al Minotauro, no tiene tanta prisa por salir. —Claro, qué fácil lo ves todo, gafotas ¿Y si no consigue salir nunca del laberinto? ¿Y […]

—Fuencarral es mía, así que, ¡paga, paga, paga! —gritó Sal con entusiasmo. — Otra vez, ¡qué rabia! —protestó Ven enfurruñado. —Lo siento, Ven, el juego es el juego. Peor es si caes en el Paseo del Prado…. —Toma, pesado. Sal se dispuso a contar el dinero que su hermano pequeño le había entregado. —¡Qué morro tienes, Ven! ¡Éste lo has […]